Bueno, no todo iban a se ataques de DoS. Nuestro particular hacker-troll se ha decidido en esta ocasión por un hackeo en toda regla y, consecuencia de ello, estuvimos todo el día de ayer offline, mosqueados y bailando con códigos. Este post es sólo a manera de disculpa y explicación, de agradecimiento a todos aquellos que se interesaron vía email y, sobre todo, al impresionante trabajo de Eduardo Arcos y todo el equipo de Phi:hosting, que resolvieron el problema con la dedicación y profesionalidad que les caracteriza.

Como daños colaterales, me he visto en la obligación de darle la baja a cms bitácoras (principal sospechosa de ser la puerta de entrada de este último ataque, por ofrecer varios cms de administración abierta. Y lo siento porque era una herramienta realmente útil), y ya de paso también a Planeta WordPress, que andaba ya un tanto deshauciado.

Y, como diría mi estimado Silvio Rodríguez:

“Si alguien que me escucha se viera retratado,
sépase que se hace con ese destino.
Cualquier reclamación que sea sin membrete.
Buenas noches, amigos y enemigos”.

Pero seguir, seguimos 😉

Share