Ella-ello

Sam Bulte es aquella señora diputada canadiense que aceptó y confesó recibir dinero de las multinacionales de la cultura para endurecer las leyes del copyright en su país. Como recordarás, el caso fue destapado por varios bloggers canadienses, para luego saltar a la blogosfera internacional y medios de comunicación. Pues bien, tal y como se preveía, a Bulte la han botado (que no votado) del poder sus conciudadanos en las elecciones celebradas el pasado domingo.

Decíamos en nuestro anterior post al respecto que el Gobierno liberal canadiense estaba en la cuerda floja. Pues ya ha caído. Y es que eso de gobernar contra la ciudadanía y a favor de unos pocos, pues como que no está demasiado bien visto. Aviso a navegantes.

Vía: Enrique Dans | Boing Boing

Share