No podemos negarle a la SGAE su enorme sensibilidad hacia los marginados. Diríamos casi que Teddy Bautista es un nuevo Robin de los Bosques, pero trasmutado 180 grados y algo perjudicado por el devenir de los siglos y las ideas: ahora se trata de robar a los pobres para dárselo a los ricos. Vale, lo de robar es sólo presuntamente. Pero vale igualmente, o más, que piratería, tal y como la entienden los adalides del copyright (excepción hecha del top manta y otras actividades de corte criminal), es ahora mismo en España y nada presuntamente, sino con todo el respaldo judicial, completamente legal.

Una vez dicho esto, volvemos al tema central de este post: la SGAE, decidida a romper las barreras que separan a los discapacitados del común de los mortales, ha decidido nivelar el rasero de su exigencia y hacer pagar 518 euros a un grupo teatral de discapacitados psíquicos por representar obras con derechos de autor. Como el resto, nenes. Esto sí que es igualdad, y no esas bandadas de pingüinos en Año Nuevo.

Total, la cultura no es más que un billete de 100 euros.

Vía: Escolar (que también nos invita a protestar frente a ZP).

Actualización (25 nov-22.14 h): La SGAE pide disculpas y dice que todo esto fue un error.

Share