No había hablado antes de este asunto, pero no podía pasar por alto el cierre obligado de la Frikipedia. Parece que no hace falta ser fundamentalista religioso para ejercer la intolerancia contra la parodia (gracias, Cooper).

Share