Continuando con la serie de posts que Global Voices Online dedica a la reacción de las blogosferas de los países árabes ante la crisis de las caricaturas, llegamos a Marruecos, cuya postura es de especial interés para nosotros por razones que no hace falta detallar. Aquí también hay de todo pero, al menos en el resumen que se nos ofrece, la tónica dominante es un rechazo a la violencia y una apuesta por el diálogo.

Traduzco de forma libre los diferentes extractos:

Samir, de The view from Fez: “Las escenas de incendios de embajadas y llamadas a la venganza (decapitaciones) juegan a favor de los islamófobos que quieren crear tanta fricción como sea posible. En este momento, los islamófobos se ven beneficiados por la reacción Islámica. Hay que tener la mente serena. Lo que realmente hace falta en esta situación es diálogo y acercamientos, no más provocación”.

Bsima: “Estoy harto de que se me asocie con toda esta violencia… El Islam es una religión de paz, perdón”.

Geronimo: “Parece que algunos religiosos han decidido que consumir productos daneses es un pecado… ¡Venga ya!”

Soumiaz: “¡Ah! No sé si alguno de ustedes ve lo que yo veo, ellos trazan el camino y nosotros, cegados, hacemos el trabajo. Dicen que somos fanáticos y les damos la razón cortando gargantas”.

Medlykos, de Peace & Love On The World Wide Weblogsphere!: Si los daneses crren que tienen derecho a expresar cuanto quieran, deben comprender que no pueden dictar la reacción de aquellos que se sienten humillados por su libertad de expresión. El título del post es Quien siembra viento, recoge tempestades*.

* En este caso, no se trata de una cita textual, sino del resumen que hace Gloval Voices Online del post.

Amazigh: “Pido a los musulmanes de todo el mundo que no den a Occidente la ocasión de vernos como terroristas. Dejad que nuestros gobiernos y asociaciones manejen este problema”.

Sobre el blog The View from Fez, que se cita, no se recoge extracto alguno, pero visitándolo he encontrado un artículo muy interesante sobre el asunto que tratamos y su relación con la libertad de expresión en Marruecos:

“Los países islámicos se han precipitado a aclarar que están a favor de la libertad de expresión y que el problema radica sólo en la insensatez religiosa, a la que se oponen. Si la situación con respecto a las historietas ofensivas no fuera tan penosa, el irónico debate sobre la libertad de expresión en el propio Marruecos sería hasta delicioso. Al menos podemos esperar que no se pierda la ironía entre aquellos que controlan los medios de comunicación marroquíes”.

Share