“No ha habido ningún país que haya prescindido de los derechos de propiedad intelectual, nacidos al calor de la Revolución Francesa y punto de partida de la independencia del autor y de su emancipación frente a un mecenazgo aristocrático benevolente y arbitrario. La propiedad intelectual es un índice valioso para medir el respeto de un país hacia la innovación y la creatividad. Si no se protege, no habrá capital intelectual. Por el contrario, su reverso, la piratería, constituye un indicador negativo respecto a la salud de una economía, pues destruye sectores relevantes, consolida prácticas sumergidas y fortalece las organizaciones mafiosas”.


Suscribe un grupo de obreros explotados, perseguidos y marginados que se proclaman progres:

“Pedro Almodóvar, Vicente Aranda, Daniel Calparsoro, Juan Calvo Loygorri, Fernando Colomo, José Luis Cuerda, Daniela Fejerman, Javier Fesser, Luis García Berlanga, José Luis Garci, Antonio Giménez Rico, Manuel Gómez Pereira, Manuel Gutiérrez Aragón, Manuel Iborra, Álex de la Iglesia, Sigfrid Monleón, Daniel Monzón Jerez, Manuel Palacios, Inés París, Juan Antonio Porto, Carlos Saura y Gonzalo Suárez”.

¿Tan mal les va con la legislación actual? ¿No les basta con las subvenciones que pagamos todos los españoles, piratas incluidos? ¿Qué pretenden, reunir capital para lanzar la tercera OPA a Endesa?

Fuente: Ante la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (elpais.es)

Vía: Menéame

Share