Te metiste en mi cama
como una mañana fría,
como una monja excitada,
como loca de alegría.
Sin darme tiempo a toser
te colaste entre mis brazos
con tus armas de mujer
y mis pies helados se quemaron en tus pies.

Desnudita entre mis labios
te entregas sin pedir nada,
sólo un poco de cariño,
el calor de una mirada.
Sólo vives para amar,
cada beso es una fiesta,
los vecinos te critican,
pero a ti no me molesta.

Loca,
dulce, libre, extraña, loca.
Y, aunque sé que no te importa,
yo te puedo asegurar
que eres lo más natural
que ha pasado por mi boca.

Me haces la revolución
con medias de seda negra.
Tu piel es mi manifiesto,
tu cerebro es mi bandera.
Vaya forma de reír,
qué derroche de optimismo.
Los vecinos no te aguantan,
pero a ti te da lo mismo.

Loca…


Fuente:
Proyecto Isla

Descarga: .rar

Escucha:
mp3

Share