Estoy viendo ahora mismo a Carmen Calvo, nuestra ministra de Cultura en ‘Buenafuente’, y continúa erre que erre (vale, tampoco debía esperar otra cosa). No es textual, pero básicamente dijo esto:

“La piratería es uno de los mayores problemas de la cultura en la actualidad. Internet permite quitarle a los artistas su material fácilmente, sin pagar, y eso no puede ser”.


Hay que ver, dos años ya en el Gobierno y aún no se ha puesto al día sobre la legalidad española. Sigue llamando ‘piratería’ a la copia privada sin ánimo de lucro y, por tanto, delincuentes a una gran parte de los españoles que actúan dentro de los parametros de la Ley. Salvo que con lo de “quitarle a los artistas su material” se refiera a robarle las guitarras, los pinceles, los folios… Entonces ya me callo, aunque no sé cómo se podría hacer esto en la Red.

De quien sí esperaba otra cosa era de Andreu, que lejos de aprovechar la ocasión para apuntarse un tanto poniendo contra las cuerdas a la ‘ministra rockera’, como él mismo la definió, optó por el asentimiento y la corroboración haciéndole llegar el malestar de sus amigos artistas que no saben a dónde va a conducir esta situación.

Y me sorprendió, porque Andreu siempre me ha parecido un comunicador sensible a los desmanes que se producen en el negocio de la cultura y a las reivindicaciones de los sectores más progresistas, como muestra, este vídeo de un sketch sobre la SGAE que despertó las iras del mismísimo Pedro Farré:

“La cultura no puede ser ni gratis ni cara”, afirmó la ministra. ¿Y libre, puede ser la cultura libre?

A ver si alguien localiza el vídeo y nos avisa.

Share