Lux me envía un documentado, clarividente y, a la vez, lírico post sobre las grandes transformaciones de la cultura en la era digital y los nuevos modelos de relación y mercado. Extracto algunos pasajes significativos:

“Si las artes tratan de agradar o de informar los cinco sentidos, habría que añadir entre los artistas a los cocineros, a los decoradores, a los modistas y a los perfumistas. Todos ellos obtienen su sustento vendiendo su habilidad de arreglar los objetos, elementos y al final átomos que afectan a uno o varios sentidos. Es decir, en forma de platillos comestibles, de mobiliario y adornos para el hábitat, de ropa y accesorios para vestir o de aromas para la piel”.

“La gente amante de la cultura estaba de fiesta. La alianza del bit con el arte, y la red universal de computadoras, trajo la posibilidad de un desarrollo colosal del conocimiento, al alcance de todos. Sin impedimentos físicos ni costes especiales, una obra musical, un libro, una película o una fotografía, podrían ser disfrutadas por cualquier persona, en cualquier lugar del planeta, en cualquier momento, instantáneamente. La Mediateca Universal, con un archivo inmenso, patrimonio de la humanidad, hecha realidad”.

“La sexta revolución en la historia de la cultura humana está solamente comenzando. Es la que ha convertido a cada ser humano en un potencial productor cultural y artístico, cuya voz u obra puede llegar hasta el último rincón de la tierra, sin necesidad de intermediarios”.

Más en Bits contra Atomos: la batalla por la creación.

Share