La Ley hace la trampa, y como todo tiene su vericueto, siempre hay alguien que lo sabe aprovechar. Lala.com es un nuevo servicio de intercambio de música a través de Internet que se aleja del debate sobre la legalidad o ilegalidad de las redes P2P, lo bordea y ofrece una plataforma completamente adaptada a los requerimientos del copyright… ¡pero permitiendo en la práctica casi lo mismo que los perseguidos sistemas de descarga libre! Y lo que es mejor, cediendo a los autores el 20% de las transacciones, cosa que a día de hoy no ofrecen ni las discográficas, ni las sociedades gestoras de derechos de autor ni siquiera las tiendas de música online.

Los responsables del servicio trabajan en régimen de cooperativa y, por ahora, se precisa de invitación para acceder, aunque anuncian que en breve lo abrirán al público. Pero veamos cómo funciona lala.com y dónde radica el truco del almendruco:

1.- Es legal sin discusión la compra de CD

2.- Es legal sin discusión la copia privada en el ámbito doméstico

3.- Es legal sin discusión la reventa de cualquier CD que hayas comprado

Pues bien, lala.com ofrece un cauce para la compra-venta de CD usados. Los usuarios contactan en la plataforma y luego se envían los CD por correo. Ahora mismo tienen 1,8 millones de títulos disponibles a un dólar cada uno. Y todos tan contentos: los usuarios y el autor. Bueno, no todos, claro está, la idea no debe de ser del agrado de los intermediarios, ¡aunque ya tú les has pagado lo que exigían al comprar el CD! Así que no descarto en absoluto que en breve comiencen a medrar para prohibir también la reventa de material legalmente adquirido. Es decir para cargarse otro pilar del libremercado.

Y, aunque, lala.com pone como condición que antes de vender tu CD borres de tu iPod o tu disco duro los temas que hayas copiado:

“I ask you to do your part by doing the right thing: remove songs from your iPod or PC if you’ve agreed to send the CD to another member”.

Tú y yo sabemos que el derecho a la copia privada viene recogido hasta en la nueva Ley de Propiedad Intelectual. Y que, además, no hay forma de controlarlo.

Sencillo y brillante. A ver cuánto dura.

Fuente: consumer.es

Gracias, Jordi.

Actualización (26 sep 2015 – 06.58 h): Este servicio dejó de funcionar en 2010.

Share