“Más de cien sacerdotes católicos de la diócesis de Dublín están acusados o son sospechosos de abusar sexualmente de 390 menores desde 1940, según un informe elaborado por el obispado de la capital irlandesa”.

A ver cómo encaja el Vaticano este nuevo episodio en su concepción del relativismo cultural, esa dictadura que tanto daño hace a la fe y la moral.

Fuente: elpais.es

Share