Google ha anunciado que su servicio de búsqueda y consulta parcial de libros online, Google Books, admitirá en breve la consulta íntegra de ejemplares bajo un sistema comercial (pago por visión) que deberá contar con el permiso de los editores y que, en ningún caso, pondrá a disposición de los usuarios la posibilidad de copiar o descargar los contenidos.

Google parece reaccionar así a la presión de la industria editorial, que ha criticado en numerosas ocasiones esta herramienta de consulta y que en los últimos tiempos ha promovido sonadas demandas contra el gigante estadounidense. La jugada de Google consiste en contentar a unos y otros, y seguir adelante con su ‘proyecto para dominar el mundo’ sin sentir el aliento de la Justicia en el cuello.

Sin embargo, habrá que ver el precio de este nuevo canon, pues no creo que el usuario esté dispuesto a pagar demasiado por acceder a un producto que finalmente no podrá descargarse o copiar para disponer de él cuantas veces sea necesario.

Vía: PC Magazine

Share