El titular


Sumario:
Ni la rana es ‘murciélago’ ni la especie ni su rara facultad para emitir ultrasonidos son descubrimientos de actualidad. Lo único veraz es que es endémica de China.

“Descubrierta en China la ‘rana murciélago”

Por fin, la rana

Este titular de elpais.es me llamó mucho la atención (y no sólo por la espectacular errata en ‘Descubrierta’) , así que decidí seguir el rastro de la noticia, especialmente por ver si encontraba una foto del bicho, al que suponía alado o colgado del techo. Pero, lejos de tal, lo que descubrí fue que ni el titular ni el contenido de la información servida por Europa Press, citando un estudio de la Universidad de Illinois en Urbana (Estados Unidos) que próximamente publicará la revista ‘Nature’, tenían pies ni cabeza.

Esto es un extracto de la noticia:

“Investigadores de la Universidad de Illinois en Urbana (Estados Unidos) han descubierto que una rana, procedente de China, se comunica a través de ultrasonidos. Las conclusiones del estudio se publican esta semana en la revista Nature. Otros animales que utilizan este peculiar sistema de comunicación son los murciélagos, los mamíferos marinos y algunos roedores. Pero no las ranas.

Según los científicos, este raro anfibio es una rana granizada de orejas cóncavas, la Amolops tormotus”.

De entrada, el propio texto ya deja entrever una cierta alegría en el titular, pues igual que al redactor le dio por llamar a la rana ‘murciélago‘, podría haberle dado por llamarla ‘rana delfín‘, ‘rana rata‘ o ‘rata ballena’, dado que la característica de comunicación por ultrasonidos, como bien se señala en el primer párrafo de la información, es común a varias especies animales. Cuando uno lee ‘rana murciélago’, se hace a la idea de una rana que comparte alguna característica única de los murciélagos, no sé, dormir colgada del techo de una cueva o algo así. Aunque, la verdad, mi primer pensamiento fue el de una rana voladora.

Pero esto no es siquiera un desliz comparado con lo que se avecina: ni la rana ni su facultad para comunicarse por ultrasonidos han sido descubiertos ahora. Tanto el animal como su destreza son ampliamente conocidos por el mundo científico desde hace décadas y años, respectivamente:

1.- La rana Amolops tormotus fue descubierta por un tal Wu en 1977 y en taxonomía su número de serie es el 664915.

2.- Sus proezas vocales y su capacidad para valerse de los ultrasonidos están documentadas desde, al menos, el año 2002, según podemos apreciar en los textos de estas dos publicaciones:

“Although amphibians are highly vocal, they generally emit only a limited number of acoustic communication signals. We report here the extraordinarily rich vocal repertoire of Amolops tormotus, a ranid species in China. These frogs produce countless vocalizations, some of which share features of birdsong or primate calls, e.g., ultrasonic frequency components, multiple upward and downward FM sweeps, and sudden onset and offset of selective harmonic components within a call note. Frame-by-frame video analysis of the frog’s calling behavior suggests the presence of two pairs of vocal sacs that may contribute to the remarkable call-note complexity in this species” (NCBI).

“These frogs make “countless vocalizations,” the researchers report in the August Naturwissenschaften. Analysis of 12 hours of tapes from 21 males found no two calls to be identical either between animals or within an individual’s repertoire. Also, the recordings chronicle the first known ultrasonic noises from frogs” (FA Science News).

Hasta la revista Nature habla de ella en el citado año 2002. La facultad ultrasónica de la Amolops tormotus también aparece en su suscinta entrada en la Wikipedia.

Así que, a la espera de lo que realmente nos vaya a ofrecer Nature esta semana, que podrá ser cualquier cosa menos el hallazgo de la facultad o del animal, por lo pronto nos quedamos sin foto y sin descubrimiento. O, mejor dicho, descubrimos que la ‘rana murciélago’ es realmente un descubrimiento de hace 29 años y que su facultad para comunicarse por ultrasonidos tampoco es digna de una sección de actualidad.

Y no es elpais.es el único medio que se ha tragado el anzuelo.

Actualización (16 mar-03.37 h): elpais.es acaba de corregir el titular, pero sólo la errata en ‘Descubrierta’. Previamente les había comunicado tanto ese error como el del resto del artículo. Por si alguien duda, hay captura de pantalla.

Actualización (16 mar-03.53 h): Por fin he encontrado una imagen de la dichosa rana. Ha sido en 20 Minutos, que recoge la noticia errónea también. Ya los he avisado en los comentarios.

Actualización (16 mar-10.03 h): Me quedo con el titular y el enfoque de BBC Mundo, aunque cae también en el error al indicar “En la última edición de la revista Nature, los científicos explican que las ranas podrían haber desarrollado este mecanismo [el ultrasonido]”. Y tanto que podrían, como que ya fue documentado en 2002.

Actualización (16 mar-11.47 h): Al fin he encontrado un titular y un texto casi impecables, en El Correo Digital:

“Una especie de rana china se comunica por ultrasonidos, como murciélagos y ballenas”

Quizás le falte un poco más de documentación (datos), pero no sobrepasa un ápice los límites de lo que es la información en sí, es decir que se trata del estudio de un descubrimiento realizado años atrás.

Actualización (16 mar-15.22 h): He tenido acceso al artículo original en inglés y en ninguna parte del artículo se hace referencia al descubrimiento de la rana o de su facultad. Se trata de un artículo que desarrolla y analiza el descubrimiento de hace años, con el objetivo de confirmar algunos aspectos y ampliar el conocimiento sobre este fenómeno.

Tal y como suponía, los científicos no tienen responsabilidad alguna en esta ceremonia de la confusión.

Share