Los caminos del copyright son inescrutables. O al menos a mí, en esta ocasión, no me apetece escrutarlos lo más mínimo.

Vía:
David Bravo

Share