Rebelión en París

La historia nos demuestra que, cuando en política se juega con fuego, los incendios son inevitables.

Share