Imagen de satélite

A través de Bloglines llego a un interesante artículo de la revista Spiegel y veo que La Brújula Verde habla de ello también. El artículo se titula ‘El nuevo océano de África. El continente se divide’ (‘AFRICA’S NEW OCEAN. A Continent Splits Apart’) y da testimonio de una serie de fenómenos geológicos que se están produciendo en el denominado Cuerno de África y que, según geólogos de la Universidad de Addis Abeba, suponen los primeros pasos del surgimiento de una nueva gran superficie marina que separaría esta zona del resto del continente.

El artículo, firmado por Axel Bojanowski, presenta así la teoría:

“Normalmente el nacimiento de nuevos ríos, mares y montañas es un proceso lento. Sin embargo, lo que ocurre en el Triángulo adyacente al Cuerno de África es otra historia. Un nuevo océano se forma allí a una velocidad asombrosa -al menos según las normas geológicas-. África podría perder su Cuerno”.

El triángulo al que hace referencia el fragmento es el Triángulo de Afar, localizado al norte de la ciudad de Djibouti, y los sucesos a los que hace referencia son numerosos hundimientos del terreno y grietas que se han sucedido en los últimos meses y que ha provocado socavones de hasta 100 metros de profundidad, en los que se ha podido observar magma. Según estos científicos, este magma podría convertirse en un fondo oceánico de tipo basáltico. Siempre en las declaraciones recogidas por Spiegel, desde un punto de vista geológico es previsible que el Mar Rojo acabe inundando la región y separándola del resto del continente.

Grieta Zona afectada

Esta serie de fenómenos y las conclusiones a las que han llegado los geólogos han despertado la alarma en las zonas afectadas. Aunque la teoría sea cierta, el proceso de formación duraría miles de años, pero como afirman los científicos que estudian el fenómeno: sería la primera vez en la historia que los humanos pudiesen atestiguar las primeras etapas del nacimiento de un océano.

Share