Sólo un par de líneas para comunicar que no he sido abducido por una nave copiryghtiana ni devorado por un bug de WordPress. Dos coincidencias (una, que haya regresado al trabajo tras casi recuperarme del todo de mi hombro; y otra, que tengo entre manos un asuntillo web) han hecho que el ritmo de actualización de la bitácora haya descendido hasta niveles desconocidos. Lo cual unos agradecerán y otros lamentarán profundamente.

El asuntillo está ya casi listo del todo y espero poder presentarlo esta misma noche. A ver si les gusta tanto como trabajo me ha dado a mí.

Un saludo.

Share