“Sois patéticos. Ridículos. Absurdos. Estúpidos. Sin nosotros no tenéis ninguna razón de ser. Sin un público que os escuche, que os aplauda, que os mire, que os coree, no servís para nada, no sois nada. ¿Arte? ¿Cultura? ¿Qué es el arte si nadie lo disfruta? ¿Qué es la cultura si nadie accede a ella? ¿Qué son arte y cultura cuando únicamente sirven para perseguir, martirizar, insultar y encarcelar; cuando el acceso a ellas es algo que persigue la policía? ¿Qué clase de artistas dejan que la defensa de sus intereses perjudique a aquellos para los que presuntamente querían crear?”.

Más, y más contundente (y cierto), en el correo recibido por Enrique Dans.

Share