Trigo... ¿limpio?

La escuché de refilón, mientras Rosi buscaba material para Cuando calienta el sol. Aún no me he recuperado de la impresión. Allá por 1997 1977 esta mujer, vocalista del grupo Trigo Limpio, no tenía reparos en ofrecerse como víctima a su compañero sentimental. Hoy probablemente iría a la cárcel por apología del maltrato.

Lean, escuchen si quieren, y flipen conmigo:

“Tus ojos ya no me miran,
son tus labios dos mentiras,
tu lengua, insulto y acaricia,
pero así me siento viva.

Prefiero ser pura sangre
y que me tires de las bridas
que una muñeca de jade,
un adorno en tu vitrina.

Por eso rómpeme, mátame,
pero no me ignores,
no, mi vida,
prefiero que tú me mates
que morirme cada día.

Tus manos son dos cadenas,
mi placer y mi agonía,
con una me das cariño,
con la otra me dominas.
Prefiero sentir la espuela
que me hincas cada día,
a ser la flor que, en un vaso,
olvidaste en una esquina…

Por eso, rómpeme, mátame,
pero no me ignores,
no, mi vida,
prefiero que tú me mates
que morirme cada día.

Original: mp3

Fuente: La Música del Duque

Share