Jorge León

Lo vi ayer en varios informativos de televisión, y hoy veo que está presente en la portada de la mayoría de los diarios digitales, aunque por ahora sólo elmundo.es ofrece el enlace: el pentapléjico Jorge León fue hallado muerto el pasado 4 de mayo, dos días después de publicar su último post en Destilados Parapléjicos, el blog que había abierto con el seudónimo de Lucas S. para pedir que alguien acabara con su dramática existencia. Su hermano da las gracias.

Les dejo aquí la última anotación en su bitácora:

“No debería estar aquí; una nueva digamos ‘contingencia humana’ ha vuelto a frustrar el poner fin a esto, justo cuando el resto de circunstancias eran idoneas y mi predisposición fuerte. Obligado a estos trágalas cuando ciertos hechos indeseables se echan encima, se me hace dificil digerirlo. Mantengo el juicio estable solo porque aún me queda alguna maniobra delicada y soy responsable de no perjudicar a nadie.

Ante la muerte el problema ya no es el morir en sí sino el cómo morir, el célebre ‘tránsito’. Tal vez sea genético, sin duda cultural, pero desde luego casi nadie se habrá librado de alguno de esos momentos en que, por muy distintas causas, a algún lugar primigenio del cerebro le han llegado señales de peligro de muerte inminente. Tenemos poderosos mecanismos que hacen que situaciones potencialmente letales como el ahogo, las alteraciones de la tensión, el vértigo, el dolor del corazón, etc, las sintamos con aguda angustia y reaccionemos reflejamente con vivo rechazo. Al pensar en la muerte sentimos repelús y frente a ella tal vez un temor insuperable.

Se hace muy dificil con estas limitaciones acabar sin garantias de no pasar por momentos angustiosos. Quede en la conciencia de quienes impiden la legalización de la eutanasia la carga de los sufrimientos innecesarios”.

La blogosfera española inaugura así (creo) su serie negra, salvando las distancias en este caso concreto, claro está, con algunos sonados episodios del ámbito anglosajón.

El debate sobre la eutanasia y el derecho a morir dignamente sigue abierto.

Share