Teddy Bautista se hace pasar por revolucionario (artículo de pago, of course) y su disfraz es de Mozart en plan sindicalista republicano. O algo así.

“¿Qué progresismo hay en esas propuestas que impedirían a los creadores y artistas participar en la explotación de sus obras (…) cuando sólo reclaman un canon compensatorio de copia privada que asciende a 70 millones de euros, esto es, más o menos un 1% del negocio?”

Más en Al Abordaje

Vía: Diario de un Jabalí.

Share