Sol y sombra. El Senado dio el visto bueno ayer, miércoles, por una aplastante mayoría (241 votos a favor, 2 abstenciones y ningún voto en contra) al texto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. Eso sí, ha introducido 14 enmiendas, entre las que destacan las que abogan por que el canon no se extienda a los discos duros y las conexiones a Internet, así como que sea una comisión gubernamental, y no las sociedades de gestión de derechos, la que decida el valor del canon.

Otras enmiendas no son tan positivas, como la que recoge que es susceptible de recaudación “la proyección o exibición sin exigir el precio de la entrada, la transmisión por cualquier medio o procedimiento, alámbrico o inalámbrico (…) de una obra audiovisual”. Así que no es de extrañar que Pedro Farré (SGAE) se mostrara discretamente contento.

Según publica elmundo.es, la sesión estuvo marcada por la ‘presión’ ejercida por algunos artistas presentes en la sala (Caco Senante, Antón García Abril, Claudio Prieto, Pilar Jurado o Manuel de la Calva, entre otros) que intentaban convencer a los diputados de que su voto podía evitar una “catástrofe, ante la indiferencia y la hostilidad de la sociedad”.

Lo mejor:

“Francisco Javier Maqueda, del grupo de senadores nacionalistas vascos, se lamentó de que los debates parlamentarios sobre esta reforma legal “se han centrado en defender al artista y no al consumidor” y aseguró que “a quien más beneficia es a las sociedades de gestión de derechos de autor”.

Vía: Menéame y II

Share