Los más antiguos del lugar recordarán aquel post de marzo de 2005 en el que daba cuenta de cómo Apple, en su denuncia contra ThinkSecret, AppleInsider y PowerPage, había logrado que un juez estadounidense acabara igualando a bloggers y periodistas, aunque en lo malo, es decir en la restricción de su derecho a la información. Pues bien, Apple, en su intento de ‘empurar’ a otra web, ha vuelto a lograr que la Justicia norteamericana identifique a blogueros y plumillas como uno sólo y, en esta ocasión, no desde un punto de vista negativo, sino más bien todo lo contrario:

“Best of all, the appellate court dispatched Apple’s “dismissive” (the court’s description, not mine) characterization of the tech industry gossip sites in question with a flick of its judicial wrist. Further, it determined that there was no reason to distinguish between these folks [bloggers y editores web] and the sundry “reporters, editors and publishers who provide news to the public through traditional print and broadcast media.”

Traduciendo libremente las negritas: “No hay razón para distinguir entre bloggers o editores web y los reporteros, redactores y editores que lanzan noticias al público a través de los medios de comunicación oficiales”.

Como refleja Charles Cooper en el artículo original:

“If you can post information on a Web site, you’re entitled to the same legal protections the law extends to the mainstream media”.

“Si puedes colocar una información en un sitio web, estás acogido a la misma protección legal que la Ley reconoce para los medios de comunicación”.

¿Ocurriría esto mismo en España, con lo que se viene cociendo por aquí? Lo dudo, aunque todo podría ser.

Gracias, Pepe.

Share