Él

Francisco Belda es un médico murciano que lleva tiempo sosteniendo que es imposible para el ojo humano, y aún menos para el de un juez de línea (je), determinar la existencia o no de fuera de juego en un partido de fútbol. Belda publicó su estudio hace dos años en el ‘British Medical Journal’ pero, dada la escasa repercusión de su estudio en las instancias deportivas, ahora ha decidido publicar sus ideas a través de una bitácora: Offside-Fuera de Juego (no confundir con Orsai, de Casciari, que sólo es médico de la palabra):

“Para detectar un fuera de juego, el ojo humano tiene que ser capaz de detectar al menos cinco objetos en movimiento a la vez y determinar sus posiciones en relación con los demás: los dos jugadores del equipo que ataca, los dos últimos jugadores del equipo que defiende, y el balón”.

Fuente: 20 Minutos

Share