Vía Denken Über descubro este pequeño, pero clarividente artículo de Sosa en *Supermag: ‘De por qué no hay ni habrá web 2.0 en español’, que suscribo al 200%. No sólo es la web 2.0 la que tendrá ciertas dificultades para prosperar, dado el ceporrino nivel moral y el escaso afán de servicio de buena parte de los ‘desarrolladores’, sino la misma web en sí incluida la blogosfera, tan carcomida de protagonismos exacerbados, escasa ética contrastada, sectarismo galopante y no sé cuántas virtudes más.

Colaboración es para algunos eso que sólo deben prestarle los otros. Y así ni a los boliches u canicas, oiga. En un ámbito en el que más que servicios se montan chiringuitos, no es de extrañar que la cosa no pase de verbena.

Share