Al Capitán Copyright le ha salido un duro competidor: Private Infringer (el Infractor Privado), dispuesto a defender la cultura libre y a desenmascarar todas las mentiras de Copyrightman. Nosotros ya hemos dado cuenta de alguna (vía Boing Boing).

Share