Resulta reconfortante observar cómo una vez muerta la blogosfera, y con las miradas de todo el entramado digital puestas en MySpace, las bitácoras no sólo continúan gozando de una salud y unas perspectivas envidiables, sino que prosiguen conquistando espacios allí donde tanto se las denostó, es decir en los grandes medios de comunicación.

Valga este perverso comentario como introducción a un nuevo capítulo en la transición de los periódicos digitales hacia la web 2.0, esta vez de la mano de lavanguardia.es y con los blogs como unos de sus protagonistas principales. En esta ocasión, el cambio no es tan espectacular como los de marca.com o elmundo.es que comentábamos la pasada semana, principalmente porque las páginas se mantienen a una resolución de 800 píxeles, aunque sí destacan aspectos como la reubicación de contenidos, la ‘separación’ formal entre las ediciones digital e impresa y, lo que más me ha llamado la atención, la transformación de las columnas de opinión en weblogs, algo nada novedoso ya en el entorno de los medios ‘tradicionales’ (y sujeto a debate por lo que algunos entienden como ‘oportunismo’ o ‘desvirtuación’), pero que en esta ocasión presenta una característica que sí me parece sumamente interesante: además de permitir comentarios (vía registro gratuito), los blogs de lavanguardia.es incluyen la posibilidad de interactuar con herramientas 2.0 como Menéame, Digg, del.icio.us, Yahoo MyWeb o Technorati.

LV 2.0

Otro de los aspectos que merece la pena destacar es el hecho de que, al fin, la consulta de las informaciones de las últimas 24 horas es completamente gratuita y sin necesidad de registro, además de la posibilidad de consultar la edición impresa en formatos HTML o PDF vía suscripción de pago.

Cada vez más, la atención se concentra en lo que andará tramando elpais.es.

Share