Los dos son brasileños, figuras indiscutibles del deporte y la música, respectivamente, simpáticos y buena gente. Uno amasa fortunas reacudando dinero por prestar su imagen allí donde puede, el otro se esfuerza por construir una sociedad justa en su país y en distribuir la riqueza para acabar con la miseria de sus conciudadanos. Uno atesora un bagaje intelectual envidiable, el otro simplemente atesora. Uno es firme partidario de la cultura libre, el otro se presta gustoso y retribuido a las campañas más reaccionarias de los talibanes del copyright.

Pelé (ex futbolista y ex ministro de Deportes):

Pelé, a las órdenes de la MPAA

“La juventud debe abstenerse de copiar material y contenidos propiedad de terceros”.

Gilberto Gil (músico y ministro de Cultura):

Gilberto Gil, a las órdenes de la cultura

“Trabajo sobre la inspiración de la ética ‘hacker”

Share