¿Está siendo utilizado Google Pages por parte de los crackers para inyectar código malicioso en los ordenadores de los usuarios? Eso, al menos, es lo que afirma la compañía de seguridad Websense Inc., que informaba el pasado viernes de la existencia de un troyano en una página cuya IP coincide con el servicio de creación de páginas web de Google.

Siempre según Websense, el troyano, del tipo keylogger (grabación y transmisión de pulsaciones sobre las teclas, por ejemplo contraseñas bancarias) ha sido descubierto antes de que sus autores lo tuvieran listo para llevar a cabo ataques con éxito, ya que no se ha detectado actividad alguna relacionada con él.

Consuela saber que no he sido el único atacado con esta nueva ‘moda’ de inyección de código malicioso en las webs. Afortunadamente, por ahora es relativamente fácil detectarlos y eliminarlos.

Google no ha dicho nada oficial al respecto.

Fuente: Computer World

Share