Decíamos ‘ayer’ que el periodismo digital anda sumido en un interesante proceso de renovación formal en el cual algunos de los diarios hispanos y anglosajones más importantes han mostrado ya sus cartas. Se trata, fundamentalmente, de una adaptación de los primeros o segundos diseños a los tiempos que corren, llamémosle web 2.0 o como cada cual prefiera, en un intento de lograr la conjunción entre tres de los principales objetivos de estas webs mediáticas: información, publicidad y audiencia.

Contrariamente a lo que se podría pensar, la interpretación de hacia dónde debe ir el diseño del nuevo periodismo digital es bastante heterogénea: desde los que centran su atención en las dimensiones y estructuras hasta quienes consideran que los cambios deben dirigirse hacia una mayor interacción con el lector; desde aquellos que apuestan por la estandarización de los 1.024 píxeles hasta los que se mantienen fieles a los 800 píxeles de resolución.

20minutos.es

20minutos.es ha sido el siguiente en mover ficha. Y lo ha hecho, de forma sorprendente, ‘ahogando’ un tanto su territorio, manteniendo la resolución de 800 píxeles pero alineada a la izquierda, pasando de las tres columnas a dos con barra de navegación horizontal (menú desplegable) bajo la cabecera y ampliando la columna de la derecha para dar cabida a un mayor volumen de recursos y, desde luego, de publicidad.

Los responsables del diario han querido acentuar tres aspectos que consideran clave: actualización, interacción e imagen. Y, en ese sentido, la apuesta resulta evidente.

1. En lo que a actualización se refiere, la portada se ha convertido en un auténtico índice desde el que resulta muy fácil iniciar la navegación: fotografía, titular y, en algunos casos, sumario (cuerpo principal); apoyado por el menú de navegación y la nube de etiquetas (cabecera), publicidad, recursos y sumario de secciones (derecha), y ‘mapa’ del diario (pie).

2. La nube de etiquetas, tan popular en la blogosfera, es protagonista también en el campo de la interacción, siendo igualmente la única apuesta novedosa en este terreno.

3. Imagen la hay en profusión y puede que hasta en exceso, con un impacto gráfico no demasiado bien resuelto en el que publicidad y fotografías ‘chocan’ continuamente.

Pero hay más, como muy bien señala Antonio Delgado, hay una exageración del interlineado y de los cuerpos de titulares que, si bien aportan algo de ‘aire’, en conjunción con la generosidad gráfica produce un efecto extraño de pastiche que requiere urgente revisión.

Particularmente, prefería el anterior diseño, ya bastante dotado de modernidad, claridad, contenido informativo e interactividad; pero habrá que dar un tiempo para ver cómo va cuajando la nueva apuesta. Puede que un salto a 1.024 píxeles ayude a resolver esa sensación de constricción, esa impresión de querer meter mucho en tan poco.

Sin embargo, en lo que a interacción se refiere, creo que se ha perdido una gran oportunidad tras la línea emprendida, por ejemplo, por lavanguardia.es. Es decir, siendo 20minutos.es pionero en aspectos tan de la conversación como las licencias Creative Commons o los comentarios directos, bien podría haber dado otro paso importante, como es la relación con herramientas como Menéame, Digg, Technorati o del.icio.us, es decir un paso más en una interacción efectiva no sólo con el lector, sino también con la comunidad internauta.

Share