Me acaba de llegar vía correo electrónico un comunicado de prensa de FON en el que se anuncia el “lanzamiento de la mayor comunidad WiFi de Internet”, y lo hace nada menos con otro de esos golpes de efecto a los que nos tiene acostumbrados Varsavsky: la inversión en un millón de routers Linksys y Buffalo, cuyo precio en el mercado gira en torno a los 60 euros (siempre según el comunicado de la compañía) para venderlos a tan solo 5 euros:

“FON anunció hoy la campaña mundial más ambiciosa desarrollada hasta la fecha para crear cobertura global de conexión WiFi (conexión a Internet sin cables). La multinacional española, que en sólo ocho meses ha creado la Comunidad WiFi más grande del mundo con más de 54,000 usuarios registrados, subvencionará su “Router Social” FON a cualquier empresa o particular que comparta parte de su conexión a Internet con la Comunidad FON, obteniendo a cambio conexión gratuita a todos los puntos de acceso WiFi de FON en el mundo. El objetivo de la compañía es contar con 50 mil puntos de acceso WiFi conectados el próximo otoño y alcanzar un millón de puntos de acceso WiFi en diciembre de 2007. El Router Social FON se venderá a € 5 a todos los usuarios que se unan a esta iniciativa global y lo registren como un punto de acceso WiFi en la Comunidad FON. El equipo, de las marcas Linksys y Buffalo y cuyo precio en el mercado es de alrededor de € 60, integra el software FON para incorporar funcionalidades que permiten a los usuarios crear una red social”.

Sin duda, se trata de un nuevo órdago de FON en su carrera por subvertir el sistema de telecomunicaciones inalámbricas, un proyecto que presenta numerosas interrogantes desde el punto de vista legal y funcional, pero que, sin duda, está abriendo nuevas perspectivas de mercado y continúa aglutinando un importante número de usuarios, entusiastas, socios e inversores.

Share