Me ha llamado mucho la atención la puesta en marcha de un seguro para proteger al usuario de redes P2P frente a las demandas de la RIAA. La iniciativa ha surgido, cómo no, en Suecia, tierra de esos terribles ‘piratas’ llamados vikingos, y si al final no resulta ser una broma de esas que están tan de moda, la cosa resulta simple: tú pagas una cuota de 19 dólares anuales y ellos te dan cobertura legal y económica si la RIAA te lleva a los tribunales. Ah, y de paso te regalan una camiseta.

Tal y como comentan en Boing Boing, la idea no parece mala como semilla de un nuevo modelo de negocio: si sumamos el número de usuarios de redes P2P en todo el mundo y lo multiplicamos por 19 dólares, la cantidad resultante es sin duda superior a las que obtiene la RIAA por sus demandas en el mismo período.

¿Se podría extrapolar a España? Pues creo que sí, y aún con mayor beneficio diría yo: si bajarse música de la Red continúa siendo legal (veremos cómo se traduce finalmente en la práctica la reforma de la LPI), una hipotética empresa no sólo tendría garantizada una gran clientela potencial y unas ganancias importantes, sino que además tanto aseguradora como usuarios podrían obtener ingresos extra reclamando daños y perjuicios en aquellas demandas que finalmente no prosperaran, que podrían ser todas si continúa entendiéndose la descarga sin ánimo de lucro como copia privada.

Y digo yo, si las discográficas y sociedades de gestión despertaran de su sueño predador y decimonónico, y se plantearan cosas tan simples y modernas como cobrarnos 19 dólares al año por descargar lo que nos viniera en gana, ¿no darían el salto hacia un nuevo gran negocio? ¿Haría falta aseguradora? ¿Por qué dejan que ese dinero se lo lleven otros?

Share