“En la práctica este tipo de acciones ayuda a los más extremistas defensores del candado, que se ven legitimados para rechazar la causa junto a los métodos que algunos utilizan en su defensa. Quede claro que cualquier amenaza o protesta violenta es responsabilidad exclusiva de quien la lleva a cabo, y es rechazada sin paliativos por la inmensa mayoría de quienes defendemos formas diferentes de usar la propiedad intelectual”.

Pepe Cervera, a propósito de esto.

Estamos en una batalla dialéctica, donde sólo triunfará la razón. Y esa creo que está de nuestra parte, salvo que actos como éste nos la quiten. Menos payasadas y más debate. Y si hay que llevar a cabo alguna acción, que ésta refleje nuestro talante, no el del ‘enemigo’.

También opina David Bravo.

Share