Italia, Bélgica y Alemania se suben al carro del movimiento político-pirata iniciado en Suecia y continuado en EEUU y Francia (vía Menéame).

Share