Este vídeo demuestra que no sólo de cabezazos vive el fútbol. Lo de Zidane queda en pura anécdota comparado con lo que tuvo que soportar Sebastian Kehl en esta jugada. Dicen que el deporte saca lo mejor de uno mismo pero, para mí, que esto es penalti y expulsión. Bueno, expulsión, seguro…

Share