Fidel Castro ‘tranquilizaba’ a sus “amigos del Norte” hace apenas una semana, advirtiéndoles que no pensaba seguir en el poder hasta cumplir los cien años. Sus palabras suenan hoy premonitorias. Por primera vez en 47 años, el comandante delega de forma provisional el poder debido a una hemorragia intestinal.

Ahora todo son incógnitas, desde el grado de gravedad de su dolencia hasta el futuro político de la isla. Como es habitual en todo acontecimiento histórico, unos lo celebran, otros lo lamentan y muchos guardan cautela.

Share