SpiralFrog

SpiralFrog, la plataforma de descarga de música gratuita (canciones, vídeos y “otros contenidos digitales”) respaldada (y no promovida, como habíamos publicado anteriormente por error) por la discográfica Universal Music y posiblemente también por otras como Emi, no es tan espléndida como en principio la pintaban (pintábamos). Según publica Boing Boing, los puntos negros de este nuevo servicio son muchos y los que ya están claros no son menos oscuros.

Por un lado, ya se conoce el formato de los archivos descargables: Eliot Van Buskirk confirma en Wired News que se trata de una versión WMA protegida (DRM) que, según la opinión de Xeni Jardin en Boing Boing, impediría su grabación en CD o su traspaso al iPod. Esta opinión viene reforzada por las declaraciones de Neville Hobson, un portavoz de SpiralFrog, a Marshall Kirkpatrick en TechCrunch:

“Spiral Frog will offer a desktop downloader for Windows Media Files (no iPods!) that can be listened to on one PC and two portable devices. Here’s the kicker – you must log in to the Spiral Frog service at least once per month, and see their ads, or your files will stop playing!”

“Spiral Frog ofrecerá un ‘descargador’ de escritorio para Windows Media Files (no iPods!), que se podrán escuchar en un ordenador personal y dos dispositivos portátiles. ¡Aquí está el truco: usted debe conectarse al servicio de Spiral Frog al menos una vez al mes, y ver sus anuncios, o sus archivos dejarán de correr!”

Y aquí radica el problema (y, a mi modo de ver, el abuso): estamos ante una transacción y no ante un regalo. Por tanto, si tú cumples con tu parte (visitar el servicio y tragarte su publicidad), has ‘pagado’ y no es admisible que se restrinjan las condiciones de uso de las descargas, especialmente en lo que se refiere a dónde, cuánto y sobre qué equipo las quieres hacer correr. Y, sobre todo, a poder disfrutar de las mismas sin la espada de Damocles de quedarte sin ellas si no visitas el servicio una y otra vez.

El proyecto aún no es definitivo, pero parece que las ideas, desgraciadamente, están claras. Cierto es que no tendrás que desembolsar dinero por las descargas, y eso puede ser una ventaja con respecto a iTunes (aunque, al final, no será tan diferente), pero tengo la impresión de que la industria sigue sin entender nada, poniendo obstáculos a todo aquello que pueda suponer una relación equitativa con el cliente.

Y alguno me dirá: eres libre o no de utilizar el servicio. Y yo les diré: probablemente seré más libre si no lo utilizo. Al menos, con condiciones tan parciales, injustas y restrictivas.

Actualización (30 ago-10.30 h): Para colmo, ya se habla de que las descargas tendrán una caducidad de 6 meses.

Actualización (30 ago-14.42 h): En El Blog Salmón se intuye incluso una trama política contra Apple: Francia-Vivendi-Universal Music.

Share