“Que el relevo de Pasqual Maragall por José Montilla como candidato del PSC a la Generalitat provocó roces entre el president y su partido no es ningún secreto. Y que el entorno de Maragall vivió con amargura e irritación ese paso tampoco. Lo que aún no se conocía es que el enfado de la esposa del president, Diana Garrigosa, fue mayúsculo hasta el punto de tomar una decisión drástica: romper amarras con un partido en el que ha militado durante casi la mitad de su vida. Garrigosa envió hace aproximadamente un mes una carta al PSC solicitando la baja del partido como militante”.

Eso es convicción.


Fuente:
La Vanguardia Digital

Share