lonelygirl15

Su nick es lonelygirl15 y en pocas semanas ha logrado convertirse en uno de los canales estrella de YouTube. Bree, una joven adolescente, cuelga regularmente vídeos que graba a solas en su habitación con la única compañía de un amigo, Daniel, que ejerce de cámara. El formato es de videoblog (vlog) y el concepto es de diario íntimo personal: su vida, su extraña religión, su soledad, sus gustos, sus manías… Sus vídeos se encuentran entre los más vistos (casi dos millones de visitas ahora mismo) y su canal ha logrado un récord de suscripciones (superior a las 23.000).

En España, Bree ha pasado casi desapercibida, pero en el mundo angloparlante se ha convertido en todo un fenómeno con clubs de fans, foros y páginas. Una locura. Sin embargo, como algunos ya sospechaban, nada de esto es real: lonelygirl15 no es más que un nuevo episodio de marketing viral, en este caso promovido desde el seno de Hollywood.

Lo han reconocido los propios creadores de la campaña que, una vez alcanzados los objetivos previstos, han decidido contarle al mundo la verdad:

“Thank you so much for enjoying our show so far. We are amazed by the overwhelmingly positive response to our videos; it has exceeded our wildest expectations. With your help we believe we are witnessing the birth of a new art form. Our intention from the outset has been to tell a story– A story that could only be told using the medium of video blogs and the distribution power of the internet. A story that is interactive and constantly evolving with the audience”.

“Muchas gracias por disfrutar de nuestro espectáculo hasta ahora. Estamos asombrados por la respuesta abrumadoramente positiva que han tenido nuestros vídeos, que ha excedido nuestras mejores expectativas. Creemos que con la ayuda de todos hemos logrado dar vida a una nueva forma de arte. Nuestra intención desde el principio ha sido contar una historia, una historia que sólo podía ser contada a traves del videoblog y el poder de difusión de Internet. Una historia interactiva que evoluciona en complicidad con la audiencia”.

Y la verdad es ésta:

“To enhance the community experience of Lonelygirl15, which you have already helped to create, we are in the process of building a website centered around video and interactivity. This website will allow everyone to enjoy the full potential of this new medium. Unfortunately, we aren’t programmers. We are filmmakers. We are working furiously to complete the website, and hope to have it up and running shortly”.

“Para afianzar esta experiencia de comunidad de Lonelygirl15 que usted ha ayudado a crear estamos construyendo una web centrada en el vídeo y la interactividad. Esta web permitirá a los usuarios disfrutar del enorme potencial de este nuevo medio. Lamentablemente, no somos programadores. Somos cineastas. Trabajamos con empeño para terminar la web e invitarte para verte por allí cuanto antes”.

Es decir, que todo gira en torno a la puesta en marcha de un servicio online de videblogs, que se guardan muy bien de revelar si será libre o de pago, pero que en cualquier caso será explotado convenientemente dado el extraordinario nivel de audiencia previsto.

Y al respecto, dos son mis consideraciones:

– Me parece positivo que la industria y los emprendedores confluyan en plataformas de intercambio libre como YouTube (mucho mejor, desde luego, que rechazarlas o perseguirlas), pero me pregunto si este tipo de campañas no traicionan la confianza del usuario, dando gato por liebre con un objetivo puramente comercial.

– Tengo la impresión de que igual aquí podemos hallar una de las claves del sostenimiento de YouTube, uno de los grandes misterios de la Red. Es más que posible que YouTube no sólo consienta, sino que participe en los beneficios de todas estas campañas virales que se ejecutan en su web y que se traducen en ventas (Los Happiness-MTV, El Koala, Paris Hilton…). Lo cual también es un modelo de negocio, y me da que no poco rentable.

Share