“Ningún fumador pasivo, por muchas horas que se pase en un ambiente con humo secundario de tabaco, puede llegar a introducir en su organismo las sustancias que inhala un fumador habitual (de los de paquete al día). Es, simplemente, imposible. Salvo que creásemos un ambiente con humo absolutamente irreal, con concentraciones que no se dan nunca en la vida cotidiana y pusiéramos ahí al “fumador pasivo” durante horas y horas, un fumador pasivo nunca podrá compararse con uno activo en los términos en los que hablamos”.

Fuente:No, esta niña no fuma un paquete al día‘ (WonkaPistas)

Vía: Malaprensa

Share