Ayer conocimos la noticia de que el Ministerio de Industria impondrá una sanción de un millón de euros a Telemadrid por las emisiones de su segundo canal laOtra. El empeño de Telemadrid por emitir la señal de su segundo canal en analógico le podría salir caro tras no haber cumplido las condiciones de la Ley del Tercer canal donde se estableció que después de 2002 no se podrían crear segundos canales autonómicos en tecnología analógica.

Telemadrid exige poder emitir alegando que otras comunidades autónomas como País Vasco (en 1986 ETB-2), Andalucía (1998 Canal 2 Andalucía), Valencia (1997 Noticies 9, posteriormente Punt 2) emiten segundos canales en analógico, incluso Cataluña emite tres canales (33/K3 desde 1988 y 3.24 en 2003).

La diferencia está en que Gallardón recibió en 1999 permiso por el Gobierno para emitir LaOtra únicamente en digital, mientras que el resto de cadenas comenzaron a emitir sin autorización, aunque finalmente fueron reguladas.

Conclusión, a pesar de que choque bastante el nacimiento de cadenas analógicas cuando hay que trabajar para impulsar la tecnología digital, se debería haber permitido unas emisiones provisionales en abierto. laSexta inició sus emisiones meses después de que laOtra solicitara emitir en analógico.

El debate no es cerrar las emisiones piratas. Aquí se utiliza diferentes formas de aplicar la Ley según quien seas y el caso está en que el gobierno central es de un color y el de Madrid de otro. Vemos que se ejecutan sentencias para cerrar un canal ilegal autonómico pero seguimos con un espectro lleno de emisiones piratas en radio y televisión. Muchas veces, es cuestión de competencias. Las comunidades autónomas tienen la capacidad de cerrarlas y deben actuar, pero claro, la Comunidad de Madrid no puede ir a cerrar piratas cuando ella misma emite una televisión ilegalmente.

Últimamente se habla del rechazo de las radios comerciales al Plan Técnico de FM que dejó Montilla como regalo de despedida y que Clos respalda totalmente. Este plan nacía con la idea de resolver el problema de la piratería en la radio para regularizar el sector pero no es respaldado por las radios independientes (la mayoría piensan que es un plan poco trabajado e incompleto) ni por las radios comerciales (muchas tienen ya licencia y no quieren que haya más competencia). Al final, tras este plan continuará la piratería en la radio, a no ser que ocurra lo que tiene que ocurrir y que los distintos gobiernos, centrales y autonómicos, se encarguen de la regularización y cierre de las emisiones ilegales, más que nada porque otras muchas se preguntarán ¿para que obtuvimos licencia?

Veremos sin con el tiempo no aparecen televisiones digitales ilegales…

Share