“El director del prestigioso diario estadounidense Miami Herald (y de su edición en español, El Nuevo Herald) ha dimitido después de readmitir a tres periodistas a los que había despedido por aceptar pagos del Gobierno estadounidense para criticar al régimen cubano. Las ventas del rotativo se habían desplomado por el boicot de la poderosa comunidad cubana anticastrista de Florida”.

Malos tiempos éstos en que la honestidad profesional (¿y bloguera?) acaba siempre perdiendo.

Fuente: elpais.es

Share