Es el contrario del blojero anterior. Todo lo que le pasa es bueno.
Bueno, no es así exactamente. Le pasa lo que a todo el mundo, cosas
buenas y cosas malas pero su forma de afrontarlas siempre es perfecta.

El blojero perfecto

Cuando salieron acciones de Terra las compró en su nivel más bajo y
las vendió a 150 euros. Además a los 6 meses te dice que te avisó de
su bajada y que le debes la vida. Por supuesto que tu no recuerdas
nada de eso, más aún, no has tenido ni una acción en la vida pero
tienes que darle las gracias no sea que te haga más recomendaciones.

Su blog es correcto técnicamente, algún fallo sería una incongruencia
por su parte. No se sabe si es peor que haya tenido suerte en algo,
porque te lo recordará constantemente y hará post aniversario al mes,
año, aniversario de 250 días, etc…O que haya tenido mala suerte en
algo porque su fuerza interior y personalidad hará que eso sea un
simple contratiempo temporal. Incluso le ha venido bien porque ahora
es una persona mejor (si es que se puede) y tiene renovados bríos para
nuevos proyectos.

Cuando no escribe sobre su ultimo éxito le da por escribir sobre su
historia personal, para que así comprendamos como su perfección tiene
una base robusta construida con el paso del tiempo. Y ¡oh sorpresa!,
ya de niño era perfecto. Sacaba mejores notas que nadie, era el más
popular de su clase y se ligó a la niña más guapa.

Con el paso del tiempo comienzas a odiarle. Tu batallando con tus
pequeños éxitos y grandes derrotas y él siempre en la cima. Al final,
deseas no que le pase algo malo pero si que reconozca que ha hecho
algo mal en su vida. Ese momento no llega, ni tampoco el momento del
cierre del blog. El bloguero perfecto usa el blog para hacerse
autobombo y no puede prescindir de él.

Leyendo su blog te planteas como tu vida no es tan fácil como la de
este blojero, o por lo menos porque no mientes continuamente ¿quien va
a verificar en la blogosfera lo que dices? Hay rumores de que ese
compañero del trabajo, que pasa inadvertido y que no te das cuenta
cuando no viene, es uno de los blojeros perfectos. Se ha creado un
mundo paralelo materializado en el blog donde tiene suerte en todo y
al final ha conseguido creer que ese mundo es real.

Capítulo siguiente : El blojero sabiondo
Capítulo anterior: El blojero desdichas

Share