world trade center

Hoy me he decidido a ir al cine con la familia y amigos y como la cartelera era tan peligrosa caí en la trampa americana, lo admito, soy otro de los engañados por el título, si tiene usted intención de verla le aconsejo no leer esta opinión sobre la película.
No os puedo hablar de los primeros cinco minutos de la cinta, llegué tarde, quizás sospechaba que me iba a aburrir.
Pero vaya, parece que empieza a interesarme, veo la escena del derrumbamiento y el movimiento de gente acercándose a las torres, bien grabado, bien mostrado, demostrativo, informativo, dinámico.

Sim embargo a medida que la película avanza se limita a dos historias, la de dos personas atrapadas y sus familiares y los recuerdos y vivencias entre ellos.

Muchas otras opiniones que he leído/escuchado coinciden en que era una gran oportunidad (desaprovechada) para hacer una gran película, pero Oliver Stone muestra esta cinta pasada por el tamiz de lo reciente, del no mojarse, de la “patriotada” ( aunque si nos fijamos bien no se hace especial exaltación de la bandera) no hay apenas referencias al atentado, ni detalles, ni curiosidades, apenas hay opiniones, ni siquiera ficticias, es una película más de catástrofes al estilo americano con la salvedad de que está basada en un hecho tristemente real.

Hay una escena donde se pretende mostar las reacciones mundiales al conocer la noticia a través de las televisiones de otros países y sinceramente creo que queda pobre, casi testimonial, el impacto mediático por todo el mundo fue tal que bien hubiera merecido un mejor tratamiento.

Por si a alguien le quedan ganas de ir a verla bajo el reclamo de lo espectacular de lo que representa en sí todo lo que rodea al 11s le diré que podrá ver un cameo nada más y nada menos que de Dios, que aparece en dos ocasiones.

En la primera Dios porta una botella de agua, es lo que tienen los grandes presupuestos, que fichando a grandes estrellas para el reparto se aseguran espectadores.

En las poco más de dos horas de duración Stone intenta sacar a Nícolas Cage toda su esencia “intimista” y espesa.

Los protagonistas repiten mucho una frase:
“No te duermas”
Cuando terminó la película deduje que no se lo decían entre ellos, era un mensaje para los espectadores.

Entiendo que es una dramatización, pero sobre lo que sucedió tenemos hoy tanta información, tantas imágenes, tantas opiniones, tantas hipótesis, que creo que hubiera podido ser una gran película y que quedará como una más.

Cinco euros y medio de desgaste de butaca ya que llega un momento en que la película se vuelve plana y me hizo cambiar de postura en varias ocasiones.

Tiene escenas realmente agobiantes de las que hacen especial abuso, intentan “atraparte” entre escombros y sientes enseguida cómo el guión se vuelve denso pero demasiado parecido a esas películas de domingo por la tarde en la tele.

La acción no parece real, los personajes tampoco, todo esto lo digo porque los hemos visto, hemos escuchado testimonios y cientos de documentales con declaraciones de alguien que ha perdido un familiar o amigo, los profesionales de los medios de comunicación, voluntarios anónimos, bomberos, sanitarios, sicólogos, policías, gente que hacía miles de fotos, que grababa desde lugares cercanos, aquí estas figuras parecen estar un poco de relleno cuando aparecen.

Hay un personaje que añaden que no solo resulta ridículo, sino que lo presentan tan surrealista que queda como un parche, se trata del religioso ex-marine que habla casi como robocop.

En definitivas cuentas, es un hecho que ha marcado el rumbo de la política internacional, la idea de terrorismo que tenía tanto Estados Unidos como Europa como el resto del mundo, que irremediablemente cambió la percepción de la seguridad del país supuestamente más poderoso del mundo.
Y por qué no decirlo, que hizo que el resto de desgracias y guerras quedaran tan enterradas como los protas de esta película.

Recomiendo echar una siesta antes de ir a verla.

Si la has visto y te ha gustado deja tu comentario, quizás haya pasado por alto algo a destacar…

Share