Aunque es parecido al caso anterior, no es exactamente el mismo. No es que haga todo bien, es que sabe todo de todo. Es el caso del blojero que todo lo sabe. Es la máxima autoridad en todo lo que escribe en su blog, lo sabe todo pero si sugieres algún tema nuevo tu sugerencia se pierde sospechosamente.

El blojero sabiondo

En el blog de este individuo lo más divertido son los comentarios porque replica todo lo que se escribe quedando siempre por encima en toda discusión. Si hay algún tema del que eres autoridad mundial mejor no entres a trapo porque es capaz de rebatirte tus argumentos con tus propias palabras y además descubrir que aquel libro que escribiste realmente te lo traspasó él por telepatía y todas las ideas son originales suyas. Ante tal seguridad, tendrás que acudir inmediatamente a tu DNI no sea que te equivoques hasta con tu nombre.

Es imposible pillarle en fuera de juego. Si empieza defendiendo “A” en una discusión y ve que está perdido, con una habilidad que no se le puede negar empieza a defender “B” hasta que termina con una frase lapidaría “Lo que yo decía”. Todavia te preguntas en qué momento cambió de opinión porque no te diste cuenta, y empiezas a pensar que te falta seguridad porque, si tú defendias “B”, cómo es que al final el blojero sabiondo tenía razón.

El blojero sabiondo ha llegado a este estado después de que le dieran la razón dos veces seguidas y de no saber asimilar tal hecho. La sabiduría del blojero sabiondo creemos que le viene de la Wikipedia y de Menéame. No puede ser que le venga por conversar con otras personas, porque el blojero sabiondo no escucha.

No se le conoce currículo, así que no podrás contrastar nada de lo que dice, más aún, se ha asegurado de que no haya ninguna información sobre él en Internet no sea que se descubra que no pudo pasar de 6º de la ESO.

Su blog técnicamente es malo. Tiene errores, pero cuando alguien le quiere ayudar corrigiéndolo niega que sean errores. Son pruebas que no están al alcance de los demás mortales, comunicaciones en clave con inteligencias superiores de otros planetas, las de este planeta no están a su altura. Curiosamente al día siguiente el error se ha subsanado solo.

Capítulo siguiente: El blojero compulsivo
Capítulo anterior: El blojero perfecto

Share