A estas alturas del campeonato uno no sabe ya qué resulta más espectacular, si la oleada de lanzamientos que se está produciendo en este otoño caliente de la Red o si la avalancha de agujeros y errores que dichos lanzamientos traen consigo. No sólo ha sido Internet Explorer 7, el navegador pupas, el que ha sacado a relucir sus imperfecciones en tiempo récord, Firefox 2.0 y WordPress 2.0.5 tampoco se quedan atrás, dejando en el aire la impresión de que en este tramo del desarrollo de herramientas para internautas se apuesta más por la velocidad que por el tocino. Y puede que hasta incluso se confundan.

Sin embargo, debemos admitir que si bien estas tres plataformas (junto con muchas otras, claro está), son ya un clásico del ‘nueva versión-nuevos bugs’, el caso de Microsoft e IE7 es sencillamente brutal:

Un auténtico show de la chapuza. Sinceramente, si fuera Gates, arrojaba directamente la toalla en este terreno y me dedicaría a cosas más productivas. Aunque seguro que él no opina lo mismo: IE8 para dentro de dos años.

Share