Miembros de Promusicae y de otras asociaciones de la industria cultural y gestoras de derechos de autor andan estos días de gira triunfal (no hay nada más triunfal que pontificar sin que nadie te lleve la contraria, aunque dicen que eso también le ocurre a los locos) por esos mundos de España contando a quien lo quiere oír (periodistas autistas, en su gran mayoría) lo malo y lo terriblemente delictivo que es acceder a eso de la cultura sin pasar por sus cajas. Por aquí ya hemos dado cuenta de sus desvaríos en Canarias, pero hay una cita de la que estamos pendientes y es la de mañana en un centro de enseñanza que tiene mucho que ver con Halón Disparado.

Ahí no se van a encontrar estos recreadores de realidades y recaudadores de sueños con silencios ni complicidades. Será divertido ver cómo intentan explicar a un firme defensor de la cultura libre eso de que compartir es delito en España y otras lindezas por el estilo de su ya cansino repertorio. Estaremos atentos.

Share