Era la hora del sueño,
La hora de las partidas,
Ícaro rumbo al sol, fuego ya las alas,
Alas de un dolor indescriptible, llorando
Sobre los rostros de todos a los que amábamos.

Disculpen si no actualizo durante buena parte del día, como mínimo.

Share