Están los imbéciles, los zoquetes y los que si son más tontos no nacen (Sabina dixit). Escoja usted, amable lector, entre estos tres calificativos para definir las declaraciones de Doug Morris, CEO de Universal Music, a la hora de justificar por qué Zune está obligado a pagarle una parte de los beneficios de sus ventas:

“These devices are just repositories for stolen music, and they all know it”.

“Estos dispositivos no son más que almacenes de música robada, y todos lo saben”.

¿A qué dispositivos se refiere? A los reproductores de música legalmente comercializados como el iPod, los Creative o el propio Zune.

¿Quiénes lo saben? Todos los que hemos adquirido legalmente un aparatito de éstos.

¿Va usted a comprarse un Zune para dar de comer a sujetos de esta calaña? Usted mismo. Ya hay quien llama al boicot contra la compañía y sus artistas.

Vía: Boing Boing

Share