Los astrónomos de medio mundo están alucinando con la actividad ‘reproductora’ de la galaxia elíptica NGC 1316, situada a 80 millones de años luz de la Tierra, y en la cual han eclosionado dos supernovas en apenas seis meses, cuatro en los últimos 26 años, lo cual es mucho para lo que se estila. La primera de las dos últimas supernovas, denominada SN 2006dd, fue descubierta el 19 de junio, mientras que la última, SN 2006mr, fue detectada el pasado 5 de noviembre.

La NGC 1316 se ha fusionado recientemente con una galaxia espiral y una parte de los científicos creen que ésta puede ser la razón de esta inusual actividad, ya que es conocido que la unión de galaxias provoca un nacimiento masivo de estrellas; otros, sin embargo, piensan que no se trata más que de una coincidencia. La dos supernovas parecen ser del tipo 1A; que tienen su origen en pequeñas enanas blancas.

No es que sea un gran seguidor de estos temas, pero esta noticia sí que me ha llamado la atención.

Share